miércoles, 23 de mayo de 2018

Buscando Mercy Street. El reencuentro con mi madre Anne Sexton - Linda Gray Sexton


Título: Buscando Mercy Street. El reencuentro con mi madre Anne Sexton
Autora: Linda Gray Sexton
Publicación: Navona, marzo de 2018
Páginas: 510

Universalmente aclamadas por la crítica, las memorias de Linda Gray Sexton son un relato honesto e implacable del amor angustioso y feroz que unió a una mujer brillante y difícil con la hija que dejó atrás. Linda Sexton tenía veintiún años cuando su madre se suicidó. Ahora mira atrás, recuerda e intenta reconciliarse con la vida de aquella.

Porque la vida con Anne era una mezcla salvaje de depresión suicida y felicidad maníaca, conducta inapropiada y viajes de medianoche a la sala psiquiátrica. Anne enseñó a Linda cómo escribir, cómo mirar y cómo imaginar. Solo Linda podía escribir un libro que capturara de manera tan vívida los detalles más íntimos y las emociones más profundas de su vida conjunta. Buscando Mercy Street habla a todos los que conocen el dolor de la infancia imperfecta.

Linda Gray Sexton, nacida en 1953, es hija de la poeta Anne Sexton, ganadora del Premio Pulitzer en 1967. Además de estas memorias, ha editado algunas obras póstumas de su madre y ha publicado también cuatro novelas propias: Rituals (1983), Points of Light (1988), Mirror Images (1990) y Private Acts (1993).

Mis impresiones

La literatura puede servir para muchas cosas. Puede entretenerte, puede ayudarte a evadirte, puede ser un instrumento para aprender y también puede ser una buena manera de sacar todo lo que uno tiene dentro. Y precisamente esto es lo que representa este libro. Un ejercicio para exteriorizar las vivencias de su autora para intentar librarse del sufrimiento.

Linda Gray es la hija de la reconocida poeta Anne Sexton, que fue ganadora del Pulitzer en 1967. No es su primer trabajo pero sí es su obra más íntima y la más reflexiva porque en ella analiza tanto su vida como la de su madre haciendo hincapié en la relación entre las dos. Según ella misma nos cuenta la obra nació como una carta a su madre que murió en 1974, la última vez que intentó suicidarse. Linda tenía tan solo veintiún años. La obra fue publicada veinte años después y supuso una revelación. Fue un éxito pero también controvertida por algunas de las cosas que contaba. Se enfrentó a algunos miembros de su familia que no vieron con buenos ojos que el mundo conociese sus intimidades.

“La carta, escrita en papel amarillo de tamaño legal, estaba doblada muchas veces, como si hubiera estado en un sobre. Estaba en mi armario vestidor, encima del alijo de cartas que guardaba en una caja de metal rectangular que me había pertenecido desde que tenía doce años, un baúl de los recuerdos para mis documentos más importantes y privados; un sobre con un mechón de pelo que mi madre me cortó el día de la madre de 1963; el registro de todo el dinero que había ganado trabajando de niñera para sufragar el coste de los campamentos de equitación durante los veranos de mi adolescencia, mis notas del instituto, las cartas de un chico al que quise.”

Es también a partir de una carta escrita por su madre la forma en que esta autora comienza a relatarnos la relación entre ellas. Una carta que Linda relee con cuarenta años y que le lleva a comprender muchas cosas. Una carta que le hace ponerse a escribir y sacar todo lo que lleva dentro. Una vida durísima y trágica con una madre con problemas psicológicos con los que toda la familia tuvo que luchar. Anne entraba y salía de sanatorios mentales y hospitales psiquiatricos, no podía soportar a sus hijos pequeños y los desterraba con familiares, tuvo una relación turbulenta y tormentosa con su marido y encontró en la poesía, recomendada por su psiquiatra, una forma de explicarse a sí misma. Y lo que comenzó como un desahogo, una forma de tranquilizar sus nervios terminó convirtiéndola en una gran poetisa, controvertida y reconocida a la vez. Pero nunca llegó a ser la madre que sus dos hijas necesitaban. Porque todo empezó justo cuando Linda, la primera de ellas, nació. En aquel momento se atribuyó a la “histeria de las mujeres” pero más tarde fue diagnosticada de depresión postparto y trastorno bipolar.

Anne intentó quitarse la vida varias veces. De hecho, en algún pasaje del libro Linda cuenta que Vivian con la muerte acechando cada minuto de su existencia, esperando esa llamada que anunciara lo que tanto temían. Fue una mujer con una vida y un interior complejo. En la novela leeremos recuerdos muy dolorosos y escenas que te sobrecogen. Desde los abusos sexuales (aunque la autora no los catalogue como tal) hasta gritos, pelas, golpes, borracheras, insultos y desafecto. Sobre todo con un marido superado por las circunstancias. También nos habla de las relaciones de su madre con otras mujeres. Fue muy amiga de Sylvia Plath, otra autora con problemas de depresión y que terminó con su vida. Y todo eso que Sexton llevaba dentro lo plasmó en sus poemas llenos de temas tabúes que hasta el momento nadie se había atrevido a tocar.  

De todo esto ya se puede suponer que la vida de Linda no fue fácil. Su infancia estuvo marcada por la tragedia, por los problemas, por el desafecto maternal. En diversos periodos de su vida fue cuidada por sus abuelos, para alejarla de su madre que representaba un peligro para ella. En estas memorias mucha gente se vio reflejada. Ese dolor del abandono, la necesidad de su madre y al mismo tiempo ese odio por las cosas que no debió ver, sufrir ni oír. A pesar de todo hubo momentos y recuerdos felices, de complicidad y de aprendizaje. Al fin y al cabo es inevitable ese legado de madre a hija que convirtió también a Linda en escritora. Y Linda a pesar de todo consiguió seguir adelante.

Es difícil leer estas memorias por su dureza, por la forma descarnada en que se cuentan y sin embargo la autora tiene una manera maravillosa de contarlo. Con mucha elegancia, con cierto lirismo en ocasiones, con franqueza y transparente te atrapa. Sus emociones a veces contradictorias están reflejadas con bastante exactitud y es imposible no meterse en su piel.

Conclusión

Buscando Mercy Street es una obra a la que considero que merece la pena darle una oportunidad. Un libro duro, descarnado y doloroso. Pero también todo un testimonio de fuerza y superación.




martes, 22 de mayo de 2018

Aviso nueva legislación


El 25 de mayo entra en vigor una nueva normativa europea en relación con la protección de datos. Es la GDPR. Con el objetivo de cumplirla Adivina quien lee informa:

- En esta web solo se recogen los datos proporcionados libremente por el usuario. En ningún caso son cedidos de ninguna manera a terceros ni se almacenan de forma alguna. Cualquier forma de contacto con la administradora de este blog se destruye una vez terminado su objetivo y se encuentra bajo estricta confidencialidad. En ningún caso se divulgará su contenido.

- Las suscripciones al blog se realizan mediante correo electrónico para recibir las nuevas entradas al blog y mediante el gadget de seguidores. En cualquier caso y cualquier momento eres libre de solicitar el acceso, rectificación, supresión, oposición o portabilidad de tus datos personales.

- Los datos recabados para la organización de sorteos y/ o lecturas conjuntas se realizan si ánimo de lucro, soy yo la única perosna que tiene acceso a ellos y se eliminan una vez haya concluido este.

- Ninguno de estos datos pasará a un soporte diferente del blog o del correo electrónico de google.


- La única finalidad de la tenencia de suscriptores o seguidores es la de identificar el grado de satisfacción y/o aceptación que hay por parte de los lectores del blog y sus contenidos.

- En ningún caso el contacto con la administradora de este blog puede obedecer a objetivos comerciales. Si acepto consultas, comentarios, sugerencias que no se guardarán una vez se haya finalizado la comunicación.

- Si no quieres seguir siendo seguidor del blog a través del gadget solo tienes que dar al botón de dejar de seguirlo. Y si recibes por correo las entradas te ruego que te pongas en contacto conmigo en el correo: adivinaquienlee@gmail.com.







En un hotel de Malmö - Marie Bennett


Título: En un hotel de Malmö
Autora: Marie Bennett
Publicación: Ediciones B, marzon de 2018
Páginas: 510

En Suecia, durante el duro invierno de 1940, Georg es reclutado para defender la frontera con Finlandia contra el avance del Ejército Rojo. Mal equipados, desnutridos y expuestos a temperaturas extremas, los soldados están a merced de oficiales sádicos e incompetentes. Tras un motín, Georg y otros soldados rebeldes son enviados a un campo de trabajo.

Mientras tanto, Kerstin, la esposa de Georg, sobrevive como puede en Malmö, atrapada entre una madre distante y un hermano dedicado al mercado negro. Ya no espera el regreso de su esposo, que ha estado tres años ausente, cuando conoce a Viola, una mujer rica, atractiva y culta de la que se enamora, y con la que vive una apasionada relación prohibida.
En la Navidad de 1943, Georg regresa, traumatizado por las experiencias vividas. Su inesperado retorno obligará a Kerstin a encarar una difícil decisión.

Mis impresiones

Me llamó la atención esta novela porque el periodo de la II Guerra Mundial es de mis favoritos. Sé que hay muchas novelas ambientadas en este contexto histórico pero cada una me aporta cosas diferentes y no me canso de ellas. Creo que aún hay muchas historias por descubrir.

“No era en absoluto así como habíamos imaginado el principio de nuestra carrera militar: acarreados, desde Malmö hasta Norrbotten, en un vagón de ganado. Algunos de nosotros exhibimos una sonrisa socarrona e incrédula, otros parecen incómodos o desasosegados; por mi parte, tengo miedo, pero doy el pego ironizando con los demás, meneando la cabeza con escepticismo.”

La novela comienza en Suecia durante el invierno de 1940. Georg, un joven que trabaja como capataz en la Compañía del Azúcar, ha sido reclutado por el ejército para defender la frontera de Finlandia contra el posible ataque del Ejército Rojo. Viaja en un tren con otros hombres sin saber hacia dónde se dirigen. Muchos de ellos no tienen ninguna experiencia militar ya que el país suprimió el servicio militar para ahorrar dinero tras la guerra. Ahora les han dado unas nociones básicas en un entrenamiento de pocas semanas que no les ha preparado para lo que van a vivir.

Su destino final es un lugar llamado Svartnäset en el que vivirán en barracones en unas condiciones penosas. A treinta grados bajo cero, sin uniformes ni equipos adecuados y con unos mandos ineptos hay jóvenes que empiezan a morir. Algunos de ellos deciden sublevarse y su castigo será ser enviados a campos de trabajos en donde envían a desertores y comunistas.

Mientras Georg vive todo esto, su esposa Kerstin, con la que apenas lleva un año casado, se ha visto obligada a volver a casa de sus padres. Trabaja en una fábrica envasadora de alimentos que no le da mantener el piso en el que vivía con Georg y su vida ha quedado suspendida. Está casada pero sin un marido. Es adulta y vive apiñada con sus padres en un piso minúsculo y para colmo no puede decir el motivo real por el que su marido no regresa a casa, porque es motivo de vergüenza. Cuando Viola, una mujer rica, independiente y con mucha personalidad que trabaja como auxiliar del ejército aparece en su vida queda deslumbrada por ella.

En un hotel de Malmö es una historia que en mi opinión va de menos a más. Comienza de forma discreta pero poco a poco va sumergiendo al lector es una turbulenta historia de secretos y mentiras, de pasiones y odios, de celos, de venganza, de traición y de supervivencia. Parece que os he contado mucho de la novela pero es solo el principio aunque creo que ya no se puede desvelar mucho más. Lo cierto es que su desarrollo me ha ido gustando más conforme avanzaba la novela planteando cuestiones que me han resultado muy interesantes y que han despertado mi interés. Es una novela dura en la que nos habla de muchas cosas y que en la que yo diría que se entrecruzan varios géneros.

Aunque la acción comience en 1940 la guerra en sí misma no es una parte que tenga mucho protagonismo en la historia. Es simplemente un punto de apoyo para desarrollar la historia sobre sus personajes. Marie Bennett se ha inspirado en la realidad pero con muchas licencias literarias como ella misma nos indica en una nota al final de la novela. Lo que si vamos a ver son las consecuencias que tiene para sus personajes. La soledad de kerstin, las penurias de Georg, que es quien se lleva la peor parte. En Suecia durante la contienda se llevaban a campos de trabajo a aquellas personas que no habían luchado por defender su país, a los desertores o comunistas. Gente que se consideraba traidora y que al término de la guerra eran mal mirados. Algunos regresaron como héroes y otros como apestados.

Georg es superviviente. Un hombre que tenía un trabajo, que se había casado recientemente y de pronto se encuentra en un vagón de tren camino al conflicto. Se encontrará en la compañía muchos chicos que, como él, no han sido preparados para lo que se les avecina. Y también encontrará una situación muy dura. Al final termina en campos de trabajo. No vamos a conocer su estancia, durante más de tres años, en ellos. Sino las consecuencias que tendrá en su vida y su matrimonio. Porque el regreso no será nada fácil ni para él ni para Kerstin, quien no desempeña el típico papel de esposa que espera pacientemente el regreso de su marido. Kerstin encuentra una nueva forma de vida sin él. Incluso en algún momento agradece su ausencia. Me ha gustado ver la relación de ambos cuando vuelven a encontrarse, es una situación complicada para ambos. Y gran parte de esa distancia que sufren los protagonistas es causada por otro de los personajes puntales de la novela. Viola es una mujer diferente a las de su época. Es independiente y parece tener muy claro lo que quiere. Poco a poco su figura se va oscureciendo y vemos en ella demasiadas sombras.

La novela está narrada con un ritmo tranquilo. Es cierto que al principio me sentí un poco perdida sin saber muy bien por donde iban los tiros pero como os he dicho es una novela que gana en interés conforme te adentras en la historia y está se vuelve más complicada. Quizás ello sea por la estructura en que se divide la novela. La primera parte dedicada a Georg, la segunda a Kerstin y todo ello confluye en la tercera, que sin duda me ha parecido la mejor.

Conclusión

En un hotel de Malmö es una historia que va ganando conforme avanzas en ella. Si las dos primeras partes son entretenidas e interesantes porque nos narran formas diferentes de vivir el conflicto. Sin embargo el último tercio me ha parecido muy bueno y lo mejor de la novela.