martes, 25 de julio de 2017

Los colores del cielo - Amita Trasi



Título: Los colores del cielo
Autora: Amita Trasi
Publicación: HarperCollins, junio de 2017
Páginas: 356

La conmovedora historia de la amistad de dos niñas, una luchando por sobrevivir al comercio de personas y la otra intentando salvarla. Dos niñas cuyas vidas tomaron caminos distintos una devastadora noche de 1993.

India, 1986: Mukta, una niña de diez años, perteneciente a la casta Yellamma, ha llegado a la edad de tener que cumplir su destino convirtiéndose en prostituta del templo. En un intento de hacerla escapar de este legado, la llevan con una familia que la acoge en Bombay. Allí descubre la amistad de Tara, la hija de ocho años de la familia de acogida que la ayuda a superar las heridas del pasado.

Tara introduce a Mukta en un nuevo mundo: helados y dulces, poemas e historias, y una amistad que no había conocido nunca. En 1993, Mukta es secuestrada en la habitación de Tara. Once años después, Tara todavía se culpa de lo que pasó y se embarca en un viaje en busca de Mukta que la llevará a descubrir secretos de su propia familia.

Desde un pequeño pueblo de la India a la bulliciosa Bombay, los Ángeles y vuelta atrás, en medio del brutal mundo del tráfico de personas, este es un retrato conmovedor de la amistad, una historia de amor, traición y redención que resiste la prueba del paso del tiempo.

Mis impresiones

 A veces hay que tener cuidado con lo que se desea porque cuando estos deseos se cumplen puede que no solo no nos ofrezcan la satisfacción que esperábamos sino que representen errores que a la larga nos castiguen y nos creen un sentimiento de culpa. A veces vivimos circunstancias especiales que confunden nuestros sentimientos en un momento concreto por eso es mejor no tomar decisiones en momentos en que tenemos sentimientos extremos, ya sean negativos o excesivamente positivos. Somos humanos, erramos, nos equivocamos, cambiamos nuestras percepciones del mundo con el tiempo y lo que una vez nos pudo parecer la mejor salida puede que en otro momento nos parezca el acto más deleznable que hemos cometido. Pero hay ocasiones en las que podemos rectificar y reconducir las situaciones. O quedarnos para siempre varados en unos malos sentimientos que nos acometen.

“El recuerdo de aquel momento me golpeó con la fuerza de una ola en el océano –atrayéndome hacia él- el olor agrio de la oscuridad y aquellos sollozos que emergían como el eco de un pozo sin fondo. Había intentado alejame de allí durante tanto tiempo que había olvidado que los lugares también pueden tener recuerdos.”

La novela comienza en Mumbai (India) en junio de 2014. Después de vivir once años en Estados Unidos Tara ha regresado al lugar donde pasó su infancia con un cometido especial. Tras la muerte de su padre ha encontrado unos documentos en los que incluso desde américa nunca dejó de buscar a una niña llamada Mukta a la que, como a tantos otros niños, salvó de un cruel destino en las calles. Mukta vivió cinco años con ellos pero poco después de la muerte de su madre -en unos atentados que se produjeron en 1993- fue secuestrada y ellos salieron del país huyendo de los recuerdos dolorosos.

Este es el punto de partida de una historia en la conocemos la amistad de dos niñas que durante años no podrán olvidarse una de la otra. La amistad es ese sentimiento tan bello y honesto que puede dejar marcar indelebles en el corazón. Pero Los colores del cielo también es una historia de culpa, de deseos de venganza, de redención de los pecados, de sacrificio y esperanza. Una historia que me ha llevado por muchísimos sentimientos que me han emocionado, me han hecho estremecerme y me han llevado a pensar en que mientras en algunas partes del mundo nos quejamos por nimiedades otras personas sufren y viven situaciones extremas.

Dos son los personajes que vamos a conocer en la novela de forma muy profunda. Dos niñas a las que veremos crecer y tomar rumbos diferentes. Una con más suerte que a la otra aunque un mismo sentimiento les va a acompañar: la soledad. Tara es la hija de un ingeniero que ha luchado siempre por eliminar la jerarquía del sistema de castas en la India. Además ha estado muy comprometido con los niños que pierden sus hogares rescatando a muchos ellos de la calle. Así hizo con Mukta, una muchacha proveniente de una familia que tradicionalmente ha pertenecido a la devdasis, que son mujeres a las que casaban con la diosa Yellamma y que dedicaban a la prostitución desde niñas. Veremos como a este personaje le intentan inculcar la tradición y las supersticiones que permiten seguir abusando de niñas y mujeres. Al ser su madre y su abuela prostitutas nunca tendrá la presencia de un padre y es una falta que sentirá durante toda su vida.

Tara en cambio ha tenido más suerte y cuenta con una familia acomodada en la que hay valores muy firmes. Cuando Mukta llega a su hogar al principio es una niña que no para de llorar y que no habla pero poco a poco ambas se convertirán en amigas o mejor dicho, casi hermanas. Aunque con la muerte de la madre de Tara algo se romperá entre ellas y la relación termina definitivamente con el secuestro. Se separarán pero nunca se olvidarán una de la otras. Es la razón por la que Tara vuelve, para encontrarla como quiso su padre en vida. Pero once años después en un país como India no le pondrán las cosas fáciles.

La novela se desarrolla con saltos en el tiempo que abarcan un amplio periodo de tiempo desde 1986 hasta 2008 en los que iremos conociendo qué ha pasado durante estos años en la vida de sus dos protagonistas. Es por ello que las iremos viendo crecer e iremos conociendo sobre todo los infortunios de una de ellas, cuya vida se convierte en un infierno.

En Los colores del cielo nos da unas pinceladas bastante definidas de la vida en la India. Un país lleno de olores, colores y diferentes tipos de personas. Personas que ocupan un estatus diferente en la sociedad según su color de piel o su procedencia. Un tema sobre el que ronda la novela es el comercio de mujeres. Secuestros, presiones, encierros, la obligación de mujeres, aún desde niñas, a prostituirse. Algunas siguiendo una tradición ancestral y una ceremonia las casan con la diosa Yellamma, otras simplemente arrancadas de sus hogares..

Amita Trasi tiene un estilo delicado y muy emotivo al escribir poniendo en relieve en todo momento lo sentimientos y emociones de sus personajes por lo que llegamos a conocerlos muy bien. Es una novela que me ha atrapado por la dureza de su historia pero también por ese atisbo de esperanza que permanece en Tara durante toda la misma.

Conclusión

Me ha gustado muchísimo leer Los colores del cielo. Una novela maravillosamente narrada, delicada y emotiva, cuya historia es dura y nos deja personajes a los que no cuesta comprender. Además me encantan la historias que se desarrollan en la India, un país tan exótico y lleno de contrastes. Os la recomiendo por supuesto

lunes, 24 de julio de 2017

Hija única - Anna Snoekstra



Título: Hija única
Autora: Anna Snoekstra
Publicación: Suma de letras, junio de 2017
Páginas: 347

A sus dieciséis años, Rebecca Winter estaba disfrutando del mejor verano de su vida: ganaba algún dinero en un restaurante, tonteaba con un chico mayor y compartía confidencias con su mejor amiga. Hasta que empezaron a sucederle cosas extrañas, como notar una presencia en su dormitorio o sentirse observada. Pese a todo, Bec no fue consciente de lo que le iba a ocurrir... hasta que un día se esfumó sin dejar rastro.

Más de una década después, una joven asegura ante la policía ser la Bec desaparecida y pronto se encuentra viviendo su vida. Abrazando a sus padres. Aprendiendo los nombres de sus amigos. Jugando con sus hermanos pequeños. Pero quizá ni la acogedora familia ni los entusiasmados amigos de Bec sean lo que parecen. Porque mientras comienza a sumergirse en la personalidad de la auténtica Rebecca Winter, la impostora descubre que quien la hizo desaparecer aún anda suelto. Y ella puede estar en peligro inminente.

Mis impresiones

Hija única es una primera novela muy aplaudida de la australiana Anna Snoekstra y podemos encuadrarla dentro del género del thriller o suspense psicológico. Ya sabes lo mucho que me gusta este así que fue inevitable que pusiera mis ojos en ella.

“Siempre se me ha dado bien hacer teatro: el papel de la seductora misteriosa con los cabrones, el de ingenua e inocente con los protectores. Probé los dos con el vigilante de seguridad pero ninguna pareció dar resultado.”

La historia comienza cuando una mujer es pillada robando en un supermercado. Con un secreto a cuestas y algún tiempo deambulando por las calles la sensación de hambre la lleva directamente a encontrarse frente a dos policías a los que tendrá que dar explicaciones. Sin saber muy bien cómo salir del aprieto y con la intención de no desvelar su verdadera identidad inventará una gran mentira. Dice llamarse Rebecca Winter y haber sido secuestrada hace once años. La acusada vio tiempo atrás en un programa de televisión su increíble parecido físico con la desaparecida.

Todo el mundo, en especial el inspector Andopolis que investigó oficialmente el caso, la daba por muerta –a pesar de que nunca se supo nada de ella ni de las condiciones en las que desapareció- y su aparición resulta toda una sorpresa. Sin embargo, la mujer de la que en ningún momento llegaremos a conocer el nombre comenzará a vivir la vida de Bec intentando hacer su historia creíble. Ahora vive en su casa, se pone su ropa, duerme en su cama y vive su vida. De los once años que ha pasado dice no acordarse de nada pero ¿Realmente podrá suplantar a la verdadera Bec y cambiar de vida? ¿Realmente encontrará en los Winter ese hogar seguro que está buscando?

Hija única es una novela que comienza con un buen punto de partida que me pareció original. Me gustó ir viendo como la protagonista iba intentando superar todos los escollos que se encuentra en el camino intentando ser quien no era e intentando adaptarse a una vida que no es suya.  No conocía a Rebecca y no sabía nada de su vida ni de la gente que la rodeaba.

Creo que un punto interesante para desarrollar está historia con credibilidad (aunque al principio no lo vi así) es que esté narrada en primera persona porque solo nos centramos en lo que vive y piensa esa mujer sin nombre de forma que no podemos saber que piensan de ella el resto de los personajes a menos que la protagonista haga alguna referencia en su relato. No podemos averiguar si sospechan de ella, si la creen en realidad o están actuando. Y al principio sabremos muy poco de ellos, la familia de la verdadera Rebecca parece emocionada y aliviada de que su hija y hermana vuelva a casa. Pero poco a poco iremos viendo esa falta de interés en saber los detalles de lo que ocurrió durante esos años y algunos otros actos que tienen un origen concreto nos harán recelar. Otros personajes son el inspector Andópolis (cuyo objetivo es saber a toda costa averiguar el pasado, algo que la protagonista no puede contestar) y la mejor amiga de Bec, Lizzie. Partiendo de que ya la propia protagonista guarda un secreto (¿Cuál es su verdadera identidad? ¿De que huye? ¿Qué ha podido pasar en su vida para que intente una apuesta tan arriesgada?) llegaremos a sospechar de todos los personajes. Sus comportamientos, vistos de ojos de la protagonista, resultan a veces inquietantes y extraños.

Pero no os he contado todo lo que contiene esta historia porque hay un segundo hilo argumental que se remonta al pasado, concretamente al año 2003, para narrarnos los últimos días antes de que la verdadera Bec desaparezca. Y en principio puede parecernos la vida normal de una chica de diecisiete años que se divierte con su mejor amiga, que está enamorada de un chico y que tiene un trabajo en un restaurante de comida rápida para pagarse sus propios caprichos. Pero no todo es tan claro en la vida de Bec porque algo extraño comenzó a suceder en su propia habitación. Una presencia que la atemorizaba y le ponía los pelos de puntos. Pero ¿Qué pudo pasar con ella? ¿Sigue con vida?

Son muchas cosas las que iremos descubriendo a lo largo del relato. La autora mantiene en todo momento la tensión narrativa teniendo al lector en tensión y haciendo que se cuestione muchas cosas.

El estilo narrativo de Anna Snoekstra es muy sencillo y funcional. Con gran presencia de diálogos y esa fluidez que tiene es una novela que se lee en muy poco tiempo. Además ese cambio de narrador, de primera a tercera persona, para contarnos el pasado y el presente contribuye a dinamizar la historia. La novela va ganando en tensión e interés conforme avanza hasta llegar al  último tercio de la misma que es donde la misma se vuelve más truculenta y espeluznante. Nos da alguna que otra sorpresa y nos hace pensar en lo que no es. Pero luego sale todo a la luz y es mucho lo que el lector va descubriendo con sorpresa. Sin embargo me hubiese gustado que la autora lo alargara un poco más el final y nos contará algunas otras cosas que me hubiese gustado saber.

Conclusión

Hija única es una lectura intrigante en la que nos vamos a encontrar una historia oscura y con muchas incógnitas. Una novela perfecta para desconectar y entretenerse un par de tardes, que es lo que dura entre las manos.


domingo, 23 de julio de 2017

Ganadora de La vieja Tierra



a Rafflecopter giveaway

Enhorabuena Tamara. Pásame tus datos por email para hacerte llegar el ejemplar.  

sábado, 22 de julio de 2017

Regala una estrella

Hay veces que nos gustaría hacer un regalo especial pero en estos momentos que tenemos casi de todo cuesta encontrar algo original y verdaderamente especial.


En estos días he conocido una web que nos propone una idea muy original. Se trata de Comprar una estrella, regalar una estrella. Un regalo, que no tiene nada que ver con lo material y que durará para siempre.

Las estrellas, con sus nombres y sus coordenadas telescópicas, están registradas en el International Celestial Repertory y desde 1980 se les puede bautizar con un nombre personalizado.


Las posibilidades son infinitas. Se puede elegir la constelación y otorgarle un nombre y una fecha simbólica para cada uno. La de un nacimineto, un cumpleaños, una boda, un compromiso o incluso para señalar en el cielo a una persona desparecida. También existe la posibilidad de entrelazar las estrellas de dos personas para siempre.

Si os interesa, echad un vistazo a esta página.Te ofrececen un regalo completo con el certificado de bautizo con el nombre seleccionado y el mapa del cielo para localizar tu estrella. Hay diferentes precios y modalidades para lo que se le ocurra a cada uno.

viernes, 21 de julio de 2017

Una suerte pequeña - Claudia Piñeiro



Título: Una suerte pequeña
Autora: Claudia Piñeiro
Publicación: Alfaguara, mayo de 2015
Páginas: 240

Después de veinte años una mujer vuelve a la Argentina, de donde partió escapando de una desgracia. Pero la que regresa es otra: no luce igual, su voz es diferente. Ni siquiera lleva el mismo nombre. ¿La reconocerán quienes la conocieron entonces? ¿La reconocerá él?

Mary Lohan, Marilé Lauría o María Elena Pujol -la que es, la que fue, la que había sido alguna vez- vuelve al suburbio de Buenos Aires donde formó una familia y vivió hasta que decidió huir. Aún no termina de entender por qué aceptó regresar al pasado que se había propuesto olvidar para siempre. Pero a medida que lo comprenda, entre encuentros esperados y revelaciones inesperadas, entenderá también que a veces la vida no es ni destino ni casualidad: tal vez su regreso no sea otra cosa que una suerte pequeña.
Claudia Piñeiro sorprende y cautiva con esta novela aguda y conmovedora donde la realidad y la intimidad tejen la cerrada urdimbre en que el lector queda atrapado una vez más.

Mis impresiones

Hasta hace poco no conocía el nombre de Claudia Piñeiro, una autora argentina que ha publicado ya varias novelas. No recuerdo como esta novela llegó a casa y no entiendo tampoco con lo atractivo que me parece su argumento como no la cogí antes. El caso es que ha sino una sorpresa enorme y la he disfrutado muchísimo. Tanto es así que no tardaré mucho en hacerme con alguna otra novela de esta escritora.

“Debería haber dicho que no, que no era posible, que no podía viajar. Decir lo que fuera. Pero no dije. Me di explicaciones a mí misma, una y mil veces, acerca de por qué, aunque debería haber dicho que no, terminé aceptando. El abismo atrae. A veces sin que seamos conscientes de esa atracción.”

Así es como comienza esta historia. Mary Lohan es una profesora de español que vive en Boston y acaba de perder a su marido tras una trágica enfermedad. Ha aceptado sin saber muy bien porque regresar a Temperley en Argentina, el lugar donde nació y vivió muchos años, en un viaje de trabajo. Al mismo lugar que abandonó hace casi veinte años huyendo de un hecho que le cambió la vida y le causó tal dolor que supo que jamás volvería a ser Marilé Lauría, la mujer que había sido hasta ese momento.

Ella no es la misma, ni su apariencia tampoco, ha cambiado su nombre y uno de los mayores temores es que alguien pueda reconocerla. Quizás él tampoco lo haga, aunque se debate entre el miedo de encontrárselo y el de no volver a verlo.

“¿Es cierto que el dolor se hará crónico? ¿Es cierto que perdurará pero no será constante, que no moriré por ese dolor? ¿Es cierto que algún día no lo sentiré cada minuto, aunque tampoco pasará tanto tiempo sin que me haga una visita?”

Una suerte pequeña es una novela muy intensa, conmovedora y emocional que me ha cautivado y sobrecogido desde la primera a la última página. Nos habla de una mujer que regresa al lugar del que un día huyó, quizás a reencontrarse con ese pasado que no había conseguido olvidar. A ese “dolor crónico” que se ha instalado en ella de forma continua y que de vez en cuando amenaza con destruirla. La novela me ha causado una montaña rusa de emociones y sentimientos. Desde la curiosidad, compasión, enfado, desconcierto, a la comprensión, a ponerme en el lugar de los personajes y por supuesto también me ha llevado a la reflexión.

Los grandes temas de los que nos habla Claudia Piñeiro son el sentimiento de culpa, la redención de los pecados y el perdón (el propio a uno mismo y el ajeno). Y lo hace de forma tan sublime y tan profunda que es imposible que te deje indiferente. Necesitas detenerte unos momentos y pensar en la frase que tienes delante. ¿Hasta qué punto tenemos responsabilidad en ciertos acontecimientos que nos suceden? Esta es una de las principales cuestiones que planean en la novela. A veces cometemos errores que nos llevan a situaciones incontrolables. Una parte es nuestra propia elección pero también el azar o el destino juega con nosotros. Y estas pequeñas “casualidades” no podemos evitarlas.

Pero cuando sucede una desgracia por la combinación de nuestra propia elección junto a otros factores que no podemos controlar ¿cuál es la parte de culpa que nos corresponde? La culpa es una carga tan pesada que a veces es imposible cargar con ella. Nos destruye y nos hace pequeños. Pero no solo llevamos a cuestas la culpa que nosotros mismos asumimos sino la que los demás nos cargan. Puede ser a través de las palabras, recriminaciones, alguien que te da la espalda o simplemente el silencio. O tal vez seamos nosotros mismos los que intentamos deshacernos de ella. A veces en los actos más egoístas que podamos concebir se puede esconder el amor más generoso y verdadero aunque sea difícil comprenderlo.

“La hoja de ruta de nuestra vida tiene marcada en el camino pasar por esa estación, y uno, haga lo que haga, pasará.”

Pero a la vez de todo esto la novela tiene cierto misterio y una tensión creciente que nos va causando el no saber cuál es ese hecho que destrozó la vida de Marilé o Mary como se hace llamar ahora. La espera se me hizo muy corta.  

La historia está narrada en primera persona por su protagonista, porque algo tan íntimo no puede ser contado por nadie más, a través de lo que ella llama su “Cuaderno de bitácora”. En él va desgranando su presente y su pasado y el punto de inflexión que los separa. Ella nos abre su mente y su alma con un estilo intimista, muy sentido y sincero haciéndote participe de su propia historia. Por eso me quedé prendada de la historia y de su protagonista desde el principio. Además necesitas saber más y más, descubrir qué pasó y como terminará esta historia. La autora va desvelando la información poco a poco, sin prisas pero sin perderse en cosas innecesarias.

“Quizás entre esos cambios también se ha modificado el lugar tan propio de cada persona adónde van los ojos a buscar las palabras que uno no encuentra mientras habla.”

Y por su supuesto también me han gustado mucho las referencias literarias que vamos a ir encontrando en la novela. En ella, además de algunas sobre la forma de expresarse  sobre el propio proceso de la escritura, encontramos alusiones a Alice Munro (de hecho la novela abre con una cita de ella en Las niñas se quedan), a Simone de Beauvoir (La mujer rota) o Tenesse Williams y Un tranvía llamado deseo.

Conclusión

Una suerte pequeña es un libro intenso, emotivo, sensible, intrigante y tremendamente adictivo que en ciertos momentos te deja con un nudo en la garganta. Una historia de vida, dolor, redención, y culpa.