miércoles, 14 de junio de 2017

Los años ligeros. Crónicas de los Cazalet - Elizabeth Jane Howard



Título: Los años ligeros. Crónicas de los Cazalet
Autora: Elizabeth Jane Howard
Publicación: Siruela, mayo de 2017
Páginas: 430

El de 1937 y el de 1938. Dos veranos inolvidables, a salvo bajo la dorada luz de Sussex, donde los días se consumen en una sucesión de juegos infantiles y pícnics en la playa. Tres generaciones de la acomodada familia Cazalet reunidas en su finca natal. Los quehaceres de dos abuelos, cuatro hijos, nueve nietos, innumerables parientes políticos, criados y animales domésticos que abarcan desde lo cotidiano hasta lo más trascendental: el chófer conduce demasiado despacio, los niños rescatan a su gato de lo alto de un árbol, los adultos hablan de la amenaza de una nueva guerra, y los sueños y pasiones que acechan bajo su charla ligera apenas opacan la indolente rutina de los últimos años felices que en mucho tiempo conocerá Inglaterra.

Cuando en 1990 Elizabeth Jane Howard publicó la primera novela de las Crónicas de los Cazalet, puso la piedra de toque de lo que se convertiría en un inmediato clásico contemporáneo y en la novela-río más importante escrita en Gran Bretaña desde Una danza para la música del tiempo de Anthony Powell. En Los años ligeros, la autora perfila con exquisitez la geografía íntima de una familia y de un modo de vida que, irremisiblemente, pertenecían ya al mundo de ayer.

Mis impresiones

Los años ligeros es la obra con la que Elizabeth Jane Howard inaugura una gran saga familiar formada en total por cinco volúmenes. A mí está novela me atrajo de forma inmediata ya que me encantan tanto las novelas de este género como la ambientación en la cual se desarrolla la historia. Definida como un “clásico moderno” y publicada originalmente en 1990, Siruela la ha traído recientemente hasta las librerías de nuestro país.

La novela nos adentra en la vida de una familia inglesa de clase alta durante el verano de 1937 y 1938. Durante las vacaciones estivales del primero, todos los miembros se han mudado a Home Place, la gran casa familiar en la campiña de Sussex. Allí el Brigada William, Kitty, la Duquesita, y Rachel, la hija soltera esperan al resto de la familia. Hijos, nueras y nietos se preparan para un agradable verano de comidas campestres, visitas a la playa, conversaciones, juegos y sobre todo un largo respiro de la rutina.

Y así nos sumergimos en la cotidianeidad y los pormenores de esta familia. No es una novela que tenga una línea argumental muy definida sino que está armada con las pequeñas y grandes subtramas que proporcionan cada uno de sus personajes. Los años ligeros es una novela que aunque no fue escrita hace mucho tiempo tiene ese sabor a clásico de la literatura inglesa que hace de ella una lectura muy recomendable que he disfrutado mucho leyendo.

Podríamos considerar Los años ligeros como una novela costumbrista en la que veremos con bastante detallismo la vida entorno a una familia inglesa de clase alta (también de los menos pudientes al servicio de los primeros) a finales de los años treinta. En concreto dos veranos de 1937 y 1938. A lo largo de la novela vamos a ir viendo sus costumbres, la moda de la época, sus preocupaciones, sus obligaciones, en que ocupan el tiempo, etc. Al final es cómo viven estos personajes sin olvidar al personal de servicio (cocineras, niñeras, amas de llave, criadas, chóferes o jardineros) que asiste a todos ellos. Aunque ya se vislumbran los atisbos del comienzo la II Guerra Mundial, la familia Cazalet vive en su propio paraíso, ajeno a las tensiones políticas y sociales que vive el resto del mundo.  Aunque la autora también se hace eco de esos cambios que se produciendo y que se hacen más visibles de un verano a otro. Dice Elizabeth Jane Howard que se ha inspirado en su propia familia para escribirla.

Es una novela coral en la que, en mi opinión, el punto fuerte radica en sus personajes. Ellos con sus historias personales irán dando vida a la novela. Todos están maravillosamente definidos y nos irán causando diferentes sensaciones. Algunos nos conquistarán de forma inmediata, otros se ganarán nuestra simpatía y puede que alguno que otro no nos terminen de gustar. Además aprovecha cada una de estas figuras para mostrarnos las diferentes formas de pensar y actuar que había en la época. Es cierto que hay que tomarse unas cuantas páginas para situar a cada uno porque son bastantes pero al inicio del libro se incluye un árbol genealógico y un listado en el que se detalla quienes son y su lugar en la novela.

Hugh es el mayor de los hijos de los Cazalet. Su participación en la Gran Guerra le dejó secuelas físicas y mentales que hacen que tenga una salud delicada y un carácter voluble que a menudo se deja llevar por la irá. Está casado con Sybil y van  tener otro hijo. Ambos pueden presumir de una relación equilibrada donde prima el afecto. Él atento y cariñoso y ella entregada a su familia. Edward, el siguiente hermano, y Hugh dirigen la empresa familiar maderera. Sin embargo, Edward es muy diferente. A este último le encantan las fiestas y las mujeres, con quienes no le importa deleitarse. Mientras, su esposa Villy se aburre en casa y es consciente de la carga y el esfuerzo que supone para ella el matrimonio.

Rupert es el artista de la familia. Un profesor que sufrió mucho cuando perdió a su primera esposa. Ahora está casado con la caprichosa y egoísta Zoë que requiere constantemente su atención. Raquel a sus cuarenta años es la “solterona” de la familia aunque no es algo que parezca molestarle mucho. Gasta sus energías en el resto de esta gran familia y una gran amiga con la que se cartea. Presidiendo la familia están el viejo Brigada y la Duquesita. No os he hablado de todos y faltan muchísimos figuras.

Los años ligeros está narrada con fluidez y agilidad a pesar de que no es una novela con demasiado ritmo. Más bien se trata de adentrar en el día a día de esta familia y que conozcamos muy bien a sus personajes. La trama se compone de esas relaciones entre sus personajes, de sus sueños, aspiraciones y pesares con ese conflicto que se avecina como telón de fondo. Desde lo más ínfimo a lo más importante porque al final veremos cómo se van produciendo ciertos cambios en sus vidas. Las divertidas anécdotas de los más pequeños contrastan con los problemas más serios de los adultos, dentro de cuyas voces también hay disonancias.

Conclusión

Los años ligeros es una novela con sabor a clásico, elegantemente narrada, con unos muy buenos personajes y un aspecto costumbrista sobresaliente. No puedo dejar de recomendároslas si os llaman la atención las novelas con estas características. 


24 comentarios:

  1. Me gustan las sagas familiares, así que no lo descarto.

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. LO que más me gusta es lo de que sea una Saga familiar. No sé si eso del costumbrismo no se hace pesado ¿no?

    Bs.

    ResponderEliminar
  3. Esta no me la llevo. No soy muy entusiasta de las sagas familiares y si encima son cinco volúmenes...

    ResponderEliminar
  4. Me gusta este tipo de libro y esta novela ya la había echado el ojo, pero ahora después de leerte me reafirmo, la tengo que leer.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Desde que la vi me llamó la atención y leída tu reseña estoy convencida de que va a gustarme. Apuntada queda. Besinos.

    ResponderEliminar
  6. La tengo en la estantería desde que salió. Este verano cae seguro.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  7. Esta no es para mí, y eso que es la segunda reseña entusiasta que leo de la novela. Que lleve el sello de Siruela ya me parece garantía de buena novela, pero es verdad que las sagas familiares y costumbristas no son lo mío. Bss

    ResponderEliminar
  8. Me estaba resistiendo a esta novela porque tengo demasiado pendiente pero creo que no voy a poder hacerlo por más tiempo. Apuntada queda. Besos

    ResponderEliminar
  9. Que bien que te haya gustado, lo quiero empezar prontito y espero que me guste tanto como a ti.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Pues sí que me llama. Y mucho. Otro libro que me llevo apuntado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. Sabía que te gustaría, a ver cuando nos traen el siguiente.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. la portada es preciosa donde las haya. Me gusta mucho lo que cuentas de la ambientación y que haya captado esa esencia de lo clásico aun siendo de los noventa.

    ResponderEliminar
  13. No la conocía pero la tendré en cuenta, besotes

    ResponderEliminar
  14. Sabes que me gustó mucho y estoy deseando saber cómo sigue la historia de esta gran familia.

    Un beso

    ResponderEliminar
  15. A mí me encanta este estilo, el género costumbrista y su ambientación inglesa me pueden ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  16. Yo creo que me gustaría, siendo saga familiar no puedo decir que no
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Pues sí, me llama la atención pero sigo resistiéndome porque no puedo seguir acaparando libros.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Tiene muy buena pinta, no me importaría leerlo
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Estoy viendo muy buenas reseñas de este libro, y aunque no es de los que me llama la atención al principio, lo de la saga familiar sí que lo hace. En todo caso, con todo lo que tengo pendiente, no sé si en algún momento me haré con él.
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Me alegro que te haya gustado pero lo dejo pasar, este libro no es para mi.

    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Yo tengo decidido dejarlo por ser una saga y no poder enrollarme con nada más, ahora bien, llamativa es a más no poder. Y cada vez me gusta más lo que leo.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Los cinco volúmenes me dan pereza pero quien sabe a lo mejor si pico el primero me engancho al carro

    ResponderEliminar
  23. Esta saga la dejo pasar, no me gustan mucho estas novelas, pero me alegra que lo hayas disfrutado. Besos

    ResponderEliminar
  24. Es mi actual lecturas y de momento la va por buen camino.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!