miércoles, 6 de diciembre de 2017

Duelo - Eduardo Halfon



Título: Duelo
Autor: Eduardo Halfon
Publicación: Libros del Asteroide, 2017
Páginas: 106

«Usted no escribirá nada sobre esto, me preguntó o me ordenó mi papá, su índice elevado, su tono a medio camino entre súplica y mandamiento. Pensé en responderle que un escritor nunca sabe de qué escribirá, que un escritor no elige sus historias sino que éstas lo eligen a él, que un escritor no es más que una hoja seca en el soplo de su propia narrativa. Pero por suerte no dije nada. Usted no escribirá nada sobre esto, repitió mi papá, su tono ahora más fuerte, casi autoritario. Sentí el peso de sus palabras. Por supuesto que no, le dije, quizás sincero, o quizás ya sabiendo que ninguna historia es imperativa, ninguna historia necesaria, salvo aquellas que alguien nos prohíbe contar.»

En este nuevo libro del proyecto literario de Eduardo Halfon, el autor guatemalteco, siempre indagando en los mecanismos de la construcción de la identidad, se sumerge en aquellos que se originan en las relaciones fraternales: duelo como combate que se inicia con el nacimiento de un hermano y duelo también como luto por su muerte. Una novela profunda y emotiva que acrecienta la reputación del autor, «uno de esos escasísimos escritores –como señaló la revista francesa Lire– que no necesitan escribir largo para decir mucho».

Mis impresiones

Esta es mi primera incursión a la obra de Eduardo Halfon, un autor guatemalteco del que he oído hablar muy bien y por eso quería comprobarlo por mí misma. La obra que os presento es un libro corto, publicado por Libros del Asteroide, que tiene muy buenas críticas. Parece ser que es un libro inspirado en su propia existencia, que cuenta a pesar de la oposición de su padre a que se viera publicada. A continuación, os dejo mis impresiones.

“Se llamaba Salomón. Murió cuando tenía cinco años, ahogado en el lago Amatitlán. Así me decía de niño, en Guatemala. Que el hermano mayor de mi padre, el hijo primogénito de mis abuelos, el que hubiese sido mi tío Salomón, había muerto ahogad en el lago Amatitlán, en un accidente, cuando tenía la misma edad, y que jama habían encontrado su cuerpo”

La novela comienza cuando el protagonista llega a un chalet en Amatitlán que anteriormente había sido propiedad de su abuelo, el libanés. La finca ya no es propiedad de la familia, pero Eduardo, que es el propio autor, busca a Isodoro Chavajay, que trabajó durante muchos años para su abuelo y que sorprendentemente sigue allí. En la mente tiene la resolución de uno de los grandes interrogantes que condicionaron su niñez.

Mientras intenta averiguar, inevitablemente los recuerdos vienen a su mente porque esa casa y ese entorno los ha llamado. Escenas de una infancia primero en Guatemala, a donde sus abuelos emigraron desde el Líbano y Polonia, y más tarde en Estados Unidos, a donde fueron sus padres buscando prosperidad.

De esta forma Eduardo Halcón reconstruye sus primeros años de vida a la vez que nos narra la historia de su familia. Una vida marcada por la desaparición del niño Salomón, cuyo nombre se convierte en un tabú. A Eduardo siempre le habían contado que se había ahogado en el río, pero con el paso de los años siente, o sabe mejor dicho, que esto es solo una historia contada para tapar la realidad.  Las familias que han sido tocadas por la muerte de un niño parecen vivir con un fantasma siempre presente. Algo de lo que nunca se recupera uno. Una sombra para quienes no lo conocieron, como el pequeño Eduardo y su hermano, y una realidad innombrable para los adultos.

La historia nos la narra el propio personaje en primera persona dando lugar a un relato cargado de emociones y de nostalgia. Pero una nostalgia por los recuerdos de la niñez empañada por el misterio. El de la muerte del tío Salomón, que nunca llegó a ser tío, porque murió con cinco años. Una muerte que obsesionaba tanto a su hermano como a él, que se les había hecho hasta inventar un rezo secreto y mirar las aguas del río con recelo. Pero con el paso de los años la sospecha de que no fue como lo contaron y que los silencios significaban mucho más le hace buscar la verdad.

Pero no será lo único que descubra conforme va convirtiéndose en adulto. Sus viajes le llevarán por muchos de los lugares que fueron importantes en la historia de sus padres y abuelos. Uno de ellos libanés y el otro polaco, que pasó algún tiempo en un campo de concentración (y cuyo número de prisionero Eduardo pensaba que era un número de teléfono). Una mezcla de culturas y religiones (son judios) que se adapta al pueblo guatemalteco. Aunque más tarde sus padres se trasladen a Estados Unidos y el joven cambie la percepción de su mundo. Luego llegaría el distanciamiento con su hermano. Sin motivos aparentes, sin discusiones, pero ahí presente.

Y los protagonistas de esta historia son su familia, pero a través de la visión que el protagonista guarda de ellos. De esos recuerdos que se han quedado grabados salen escenas muy significativas que con poco dicen mucho. Es una novela cargada de realidad, pero a la vez el autor se permite la licencia de incluir algunas otras cosas que tienen un punto de magia. No magia en el sentido de ciencia ficción sino quizá más próximas al realismo mágico sin llegar a ser un libro que lo toca del todo.

Duelo es un texto que apenas supera las cien páginas y se lee con muchísimo agrado. Breve pero intenso resulta maravillosa la forma de narrar del autor, de intercalar esos recuerdos, sus viajes, con el presente.  Su estilo es cercano, casi íntimo, con frases muy acertadas aunque parcas en detalles. Un texto plagado de emociones, de nostalgia, de una mirada hacia el pasado que inquieta. Porque las tragedias a los niños nos las enmascaran con otras historias y crecemos convencidas de ellas.

Conclusión

Duelo es una novela que explora los recuerdos de un niño para reinventarlos y acercarlos a la realidad. Una novela que atrapa y envuelve por la calidad de su narración y que tiene un toque nostálgico y muy emocional. Sin duda, volveré a leer a este autor.


19 comentarios:

  1. Parece una historia intensa e interesante pero que el autor sea de Guatemala me frena mucho,no tengo claro si los localismos me atascarían en la lectura.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Nunca he oído hablar de este autor y lo cierto es que este libro no me despierta ninguna curiosidad. Prefiero dejarlo pasar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Lo dejo pasar, tengo demasiado pendiente :)

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que no me atrae nada, la dejo pasar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Holaa
    Me gusta todo lo que nos cuentas del libro, lo leeré :D
    Un besito

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho lo que cuentas de la historia pero lo que me llama es la sensibilidad del autor para contarla. Me la apunto.

    ResponderEliminar
  7. Por el momento no me lo apunto, que tengo ya mucho pendiente.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. A mí me has picado la curiosidad, pero me pasa como a Inés quizá la lectura al ser guatemalteco se me pueda hacer más compleja.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Buenas!
    Que bella entrada.
    Me dejaste con ganas de leerlo y saber exactamente que me genera la lectura.
    Una reseña impecable
    Gracias por esto
    Abrazo
    Alvaro

    ResponderEliminar
  10. No conozco al autor pero la novela no me llama mucho, la dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola guapa!

    Yo no conocía al autor, así que me lo has descubierto. El libro me parece muy interesante, me gusta que lo narre en primera persona e intente reconstruir sus recuerdos de niño.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  12. Lo que no me atrae es la nacionalidad del autor, a veces me cuesta leer en español sudamericano

    ResponderEliminar
  13. Yo me la apunto para más adelante que en este momento tengo muchos más libros que los que puedo leer. Besinos.

    ResponderEliminar
  14. Este libro no es para mi, lo dejo pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. En este momento no crea que sea una lectura que disfrutara.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  16. Este no me lo llevo, ahora mismo no lo veo para mí
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Hay libros e intuyo que este puede ser de esos que a parte de leer su historia te transporta a la tuya personal de años atrás

    ResponderEliminar
  18. Este es de los que me gustarían, me lo apunto =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  19. Este sin embargo, no me atrae mucho la verdad. Lo dejo pasar. Besos

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!